martes, 12 de abril de 2011

1º ESO: Cuestiones sobre los diálogos

Como sé que algunos de vosotros habéis tenido dificultades para comprender esta materia, vamos a trabajarla un poco más, sobre todo lo que se refiere a los estilos directo e indirecto. Veamos, para empezar, los siguientes ejemplos:

Homer afirmó: "Voy a matar a Moe"

Bart dijo al director Skinner: "Multiplíquese por cero"

En estos dos casos, las intervenciones de los personajes se han introducido con un estilo directo. ¿Cómo me doy cuenta de que el estilo es el directo? Muy fácil:

1) Porque aparecen los dos puntos.

2) Porque las palabras del personaje van entre comillas.

Por el contrario, si hubiésemos empleado el estilo indirecto, las intervenciones serían de esta otra manera:

Homer afirmó que iba a matar a Moe.

Bart dijo al director Skinner que se multiplicase por cero.

Como podéis apreciar, los dos puntos y las comillas han desaparecido, quedando introducidas las palabras del personaje por la conjunción que (a veces puede ir la conjunción si). Cuando esto ocurre, decimos que hemos empleado el estilo indirecto.

Y ahora viene el quid de la cuestión: ¿cómo convierto un diálogo en estilo directo en otro de estilo indirecto? Veámoslo paso a paso:

1) Cojamos una frase cualquiera en estilo directo, como, por ejemplo:

Homer comentó a Dios: "Trabajo duro y quiero a mis hijos".

2) De entrada, vamos a quitarle a esta frase los dos puntos y las comillas, puesto que estos signos no aparecen en el estilo indirecto. De esta forma, la frase quedaría así:

Homer comentó a Dios Trabajo duro y quiero a mis hijos.

3) A continuación, añadimos la conjunción que entre el verbo de comunicación (comentar) y las palabras de Homer:

Homer comentó a Dios que trabajo duro y quiero a mis hijos.

4) ¿Os dais cuenta de que el verbo de comunicación (comentar) está en tercera persona y el resto en primera? Bien, pues para que la frase no suene demasiado rara, pasamos todos los verbos a tercera persona:

Homer comentó a Dios que trabaja duro y quiere a mis hijos. 

5) Acto seguido, hacemos lo mismo con aquellos pronombres (yo, nosotros, mí, mío, nuestro) y determinantes (mi, mis, nuestro, nuestros) que estén en primera persona:

Homer comentó a Dios que trabaja duro y quiere a sus hijos.

6) Y, de esta manera, ya tendremos nuestra oración pasada de estilo directo a indirecto. Con todo, en ocasiones es posible que también tengamos que alterar el tiempo del verbo, y no sólo su persona. Si eso ocurriera, lo único que hay que hacer es cambiar dicho tiempo SIEMPRE a su pasado correspondiente. Veámoslo más claro en los siguientes ejemplos:

Lisa comentó: "Amo a los animales".

Lisa comentó que amaba a los animales.

Homer aseguró: "Me compraré esa caravana".

Homer aseguró que se compraría esa caravana.

Como podéis ver, en la primera frase el verbo, que, en estilo directo, estaba en presente y en primera persona, ha pasado a conjugarse en tercera persona y en pretérito imperfecto en estilo indirecto. Por su parte, en la tercera oración, el verbo, conjugado en futuro simple y en primera persona, ha pasado a condicional y tercera persona.

Para que lo tengáis todavía más claro, si necesitáis cambiar el tiempo de un verbo al pasar del estilo directo al indirecto, seguid las siguientes reglas:
  1. Presente de indicativo cambia a pretérito imperfecto de indicativo.
  2. Pretérito perfecto compuesto de indicativo cambia a pretérito pluscuamperfecto.
  3. El pretérito imperfecto de indicativo no cambia.
  4. El pretérito perfecto simple cambia a pretérito pluscuamperfecto.
  5. El pretérito pluscuamperfecto no cambia.
  6. El futuro simple de indicativo cambia a condicional.
  7. Los condicionales simple y perfecto no cambian.
  8. El presente de imperativo cambia al presente o al pretérito imperfecto de subjuntivo.
  9. El presente de subjuntivo cambia al pretérito imperfecto de subjuntivo.
  10. El pretérito imperfecto de subjuntivo cambia al pretéritopluscuamperfecto de subjuntivo.
  11. El pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo no cambia.
En otro orden de cosas, al parecer también os resultan complicados los incisos del narrador en los diálogos. Bien, para empezar, no olvidéis, tal como ya os he puesto en las definiciones del tema 11, que el inciso del narrador puede estar al final de la intervención del personaje, o a mitad de la misma:

- ¿A dónde vas, Caperucita? - preguntó el lobo a la niña.
- Voy a casa de mi abuelita.- respondió Caperucita con algo de miedo - a darle un poco de pan, leche y miel-.

En el primer caso, el inciso del narrador se produce al final de la intervención del lobo, mientras que, en el segundo, el narrador ha aparecido justo a la mitad de las palabras de Caperucita. Al mismo tiempo, podéis observar que las palabras de los personajes van SIEMPRE entre guiones, mientras que todos los incisos comienzan por un verbo de comunicación o habla. Por tanto, ¿cuál es el esquema de los incisos en los diálogos narrativos?

- Palabras del personaje - verbo de comunicación + lo que quiera decir el narrador

Espero que ya haya quedado todo más claro. Con todo, si hay alguna duda, preguntadme lo que queráis en los comentarios de esta entrada.

4 comentarios:

Pablo blanco dijo...

Hola Don Alberto,quería preguntarte una cosa:En la fabula que nos has repartido,¿quienes son los protagonistas y quienes los antagonistas?Esque ya lo he laido varias veces y veo que un mismo personaje puede ser protagonista y antagonita a la vez

Profesor dijo...

A ver, de los tres animales, ¿cuál o cuáles provocan algún daño o perjuicio al resto? ¿Hace daño el ciervo? ¿Y la zorra lo hace por voluntad propia, o por miedo al león?

Pablo blanco dijo...

Gracias profesor , ahora me ha quedado todo un poco más claro,lo que no me queda muy claro es la ultima pregunta

Profesor dijo...

¿La última? La reformularé entonces: ¿la zorra actúa para sí misma, con total libertad, o porque tiene miedo de que el león le haga daño si no lo obedece?