martes, 26 de abril de 2011

2º ESO: Un poco más sobre el análisis sintático

Tal como os he dicho esta mañana, os voy a resumir en esta entrada todas las peculiaridades de las oraciones que habéis analizado recientemente en los ejercicios de clase. ¡Veamoslas! 

Anteayer el dichoso tren de cercanías no llevaba vagones de primera.

La trampa en esta oración estaba al principio, con el adverbio anteayer. Muchos lo pusisteis como parte del sintagma nominal sujeto, cuando, en realidad, forma parte del predicado. No olvidéis que los adverbios nunca complementan a un nombre y, por tanto, no pueden encontrarse en el sujeto de una oración. Eso, por supuesto, no es impedimento para que los adverbios puedan hallarse antes que el verbo, junto a dicho sujeto, como ocurre en este caso. ¿Cómo hay que analizarlo entonces?

Anteayer el dichoso tren de cercanías no llevaba vagones de primera.
   CCT                                                      *      N                 CD               
SV PV                                                               SV PV 

* Complemento circunstancial de negación 

Escríbeme todos los días una postal desde Barcelona.

En muchos casos, los pronombres me, te, se, nos, os, lo, la, los, las, le, les aparecen pegados al verbo, si bien eso no significa que formen parte del mismo. Son un complemento verbal más que hay que analizar, teniendo en cuenta que:

1) Lo, la, los y las sólo pueden ser complementos directos.

2) Le y les sólo pueden ser complementos indirectos.

3) Que me, te, se, nos y os pueden ser complementos directos o indirectos. 

Por tanto, ¿cómo analizaríamos en nuestra oración este caso?

Escríbe/me todos los días una postal desde Barcelona.
    N      CI  

Para saber si se trata de un complemento directo o indirecto, utilizad las reglas que os di en su día.

Le he cosido el botón de la chaqueta a tu amigo con mi aguja para esa fiesta del sábado.

En esta oración tenía lugar una peculiaridad: había dos complementos indirectos. ¿Es esto posible? Pues sí, siempre y cuando uno de ellos sea un sintagma preposicional que comience por la preposición 'a' y el otro sea el pronombre 'le'. Una regla que sí cumple esta oración, donde encontramos un 'le' al principio y el sintagma preposicional "a tu amigo" un poco más adelante.

Por aquellas tierras en esta época llueve a cántaros.

Hay 29 alumnos en esta clase desde enero de este año.

Como recordaréis, estas oraciones carecen de sujeto. ¿Por qué? Pues debido a que los verbos meteorológicos (como llover, nevar, granizar, tronar, amanecer, etc.) y la forma verbal 'hay' son impersonales, es decir, no presentan nunca un sujeto. Por tanto, cuando os encontréis con una oración cuyo verbo sea uno meteorológico o 'hay', no olvidéis que la oración es impersonal, sin sujeto, y, en consecuencia, todo será sintagma verbal predicado verbal:

Por aquellas tierras en esta época llueve a cántaros.
                                SV PV

Hay 29 alumnos en esta clase desde enero de este año.
                               SV PV

Los manifestantes se reunieron enfadados a las puertas del juzgado.

Mi hermano Juan salió muy satisfecho del examen de Oposiciones.

Cuando veáis en un predicado verbal (esto es, aquellos cuyos verbos no sean ser, estar o parecer) un adjetivo, recordad que éste puede funcionar como complemento circunstancial de modo o complemento predicativo. ¿Cómo diferenciamos uno de otro? Fácil: cambiamos el número (de singular a plural, o viceversa) al sujeto. Si el adjetivo ha de cambiar también su número para concordarse con dicho sujeto, entonces tendremos un complemento predicativo. En caso contrario, será un circunstancial de modo. Veamoslo más claro en los ejemplos:

Los manifestantes se reunieron enfadados a las puertas del juzgado.

Mi hermano Juan salió muy satisfecho del examen de Oposiciones.

Cambiemos ahora el número al sujeto:

El manifestante se reunió enfadados a las puertas del juzgado.

Mis hermanos salieron muy satisfecho del examen de Oposiciones.

Como podéis apreciar, las oraciones pierden algo de sentido si no cambiamos el número de los adjetivos marcados en negrita. Hagámoslo pues:

El manifestante se reunió enfadado a las puertas del juzgado.

Mis hermanos salieron muy satisfechos del examen de Oposiciones.

Por consiguiente, ambos adjetivos funcionan como complementos predicativos.

No hay comentarios: