lunes, 27 de octubre de 2014

1º ESO: Las modalidades textuales

A lo largo del tema 3, hemos estado estudiando las diferentes clases de textos (o modalidades textuales) que analizaremos durante este curso. En esta entrada, mi intención es resumiros la teoría e ilustrarla con ejemplos, para que os quede más claro cómo distinguir un tipo de otro (si es que todavía hay dudas). ¡Vamos allá!

Como ya sabéis, son cinco los tipos de textos que vamos a tratar en 1º, a saber:

1) NARRACIÓN NO LITERARIA



Este ejemplo nos viene como anillo al dedo para explicar este tipo de texto. En el vídeo, se nos cuenta una historia (el gol de Iniesta ante Holanda en el Mundial) con unos personajes (los futbolistas de la selección española) en un lugar (el estadio de Johanesburgo) y un tiempo (año 2010, segunda parte de una prórroga) determinados. En eso consiste la narración. Sin embargo, hay algo que diferencia este caso de una novela o un cuento (que también son narraciones): todo lo que se nos ha contado fue (y es) real. Nada de lo que se nos dice en el vídeo es imaginario o ficticio. Por eso se trata de una narración no literaria.

2) DESCRIPCIÓN



Este sí lo vimos en clase, ¿recordáis? En él, Homer, para pedir a Marge una cuchara, le enumera una serie de características de ese utensilio: que es una cosa, que se usa de una manera determinada, que se emplea para comer... En otras palabras, Homer está realizando una descripción, un tipo de texto que también nos permite citar los rasgos de una persona, un animal, un paisaje...
3) EXPOSICIÓN



Si le dedicáis unos minutos a ver este documental, os daréis cuenta de que, en él, ya no se nos está contando una historia con personajes; ni se nos realizan descripciones. En este ejemplo, podéis comprobar un tercer tipo de texto, a saber, la exposición, cuyo objetivo es, simple y llanamente, informar sobre un tema en concreto. En este caso en particular, la exposición nos habla de cuándo y cómo surgieron los videojuegos, cuáles fueron sus éxitos y fracasos, quiénes contribuyeron al éxito de este entretenimiento...

4) DIÁLOGO



Esta modalidad textual es una de las más sencillas de reconocer. El diálogo consiste, sin más, en representar una conversación entre dos o más personas (o personajes). En este ejemplo lo apreciamos con claridad; no en vano, nos muestra cómo Shrek y Asno mantienen una entretenida charla sobre los ogros y su naturaleza.

5) LITERATURA

Esta última modalidad es la que yo os añadí a las cuatro anteriores. ¿Su objetivo? Ya lo vimos en el tema uno: crear belleza con las palabras. No obstante, es preciso indicar que no todos los textos literarios son iguales. Es más, podemos distinguir con claridad tres tipos distintos de obras literarias, es decir, tres grandes géneros literarios, que son:

a) La narración literaria: al igual que la no literaria, su objetivo es contar en prosa una historia con personajes en un lugar y tiempo determinados. La única diferencia con respecto a ella es que la historia, los personajes e incluso los lugares son ficticios, imaginarios, inventados, como pudimos comprobar en este caso:

video

En él, la historia que se nos narra (el cuervo que aprisiona el alma de Homer para toda la eternidad) no es en absoluto cierta; sus personajes no existen, como tampoco la mansión donde sucede este asombroso suceso. Asimismo, podéis notar cómo el narrador (la figura que nos cuenta los hechos) cuida mucho su vocabulario, con sinónimos, palabras cultas, recursos literarios... Es decir, crea belleza con su narración. Por todo ello, podemos concluir que se trata de una narración literaria.

b) La poesía o lírica: este género es completamente diferente al anterior. Aquí ya no se nos trata de contar unos hechos con personajes. De hecho, ni siquiera suele haber personajes. El objetivo de la poesía es, sencillamente, expresar en verso los sentimientos de una persona. Veamos un ejemplo:



En este poema (recitado por el artista musical Alejandro Sanz), su autor, el premio Nobel Pablo Neruda, se sirve de los versos para mostrarnos el sentimiento que le provoca una mujer: amor, ternura...

c) El teatro: o género dramático, también nos cuenta una historia con personajes en un lugar y tiempo determinados. Entonces, ¿en qué se diferencia de la narrativa? Veamos un ejemplo para entenderlo:



¿Qué diferencias fundamentales hay con respecto a una narración? Para empezar, no hay narrador: nadie nos cuenta lo que está pasando. Por el contrario, nos enteramos de lo que sucede a partir de los diálogos y acciones de los personajes. Además, si os fijáis bien, los personajes hablan en verso; y es que una obra de teatro puede escribirse en verso o en prosa (a diferencia de la narrativa, que se escribe, fundamentalmente, en prosa). Por último, hay que destacar una cuestión más: una narración se escribe para que la gente la lea; sin embargo, un teatro tiene un propósito bien distinto. ¿Cuál? Muy sencillo: ser representado por actores (como en este ejemplo) para un público. 

Y esto fue todo lo que vimos la semana pasada. Si hay alguna duda, por favor, no dudéis en utilizar los comentarios. Yo os responderé lo antes que pueda. ¡Ánimo y a seguir trabajando!

No hay comentarios: